Amar es educar

10 cosas que aprendí sobre estar en pareja en una década

No pretende ser un catálogo infalible de la vida en pareja, pero es lo que a nosotros nos ha resultado fundamental. Y todo esto lo aprendí gracias a mi maestro y mi marido. El hombre más inteligente emocionalmente que tuve la bendición de encontrar. Y con quién el arte de estar en pareja es una saludable forma de vivir…

  1. Suerte, destino, elección…

Recuerdo de adolescente, oír a teólogos, profesores y fervientes cristianos, decir que todos teníamos una persona destinada para estar a nuestro lado, la persona idónea, creada para un proyecto en común con el que completar un propósito divino para una vida súper feliz.

La realidad es que tenía muy poco conocimiento teológico, pero el sentido común me decía que eso no tenía mucho sentido. Y así fue. Un día conocí a alguien y me convencí de que ESE era el hombre para mi vida, el compañero idóneo, la pareja perfecta para cumplir un propósito celestial. Pero claro, los amores de los 19 difícilmente llegan a “buen puerto” y terminamos, por ende, me planté en los 21 años convencida de que ya no había nada especial para mi vida. Me había cargado el “propósito celestial” destinado para mi. Menuda carga, presión y desesperación.

Finalmente me casé a los 28 años, con un joven que viajó desde España una temporada a mi país. ¿Y esto qué se suponía que era? ¿Un plan B? ¿El verdadero plan A que casi me lo cargo en 3 ocasiones antes de dar con el magnifico plan A?

Uffff. Hay cosas que no están del todo claras ni en la Biblia ni en EGW (para los que la leemos). Con lo que yo prefiero no decirle a los adolescentes que me preguntan, cosas como esas que yo oía a mis 13 años. En cambio puede decir que:

No creo que estés “destinado a una sola persona” de forma que si no lo encuentras estás destinado a ser desgraciado el resto de tu vida.

No creo que por mucho ayunar o pedirle a Dios te irá bien si o si.

No se trata tanto de elegir a la persona correcta, sino de ser la persona correcta cada día. Pero aún así, no implica que por ser nosotros la persona correcta el otro también lo será, y que todo irá de maravilla.

Lo que sí creo es que no nos queda más remedio que pedirle a Dios dirección en esa elección, porque El, que ve fuera de “tiempo”, sabe con quién nuestro camino puede ser más útil y llevadero. Y esto no lo puede arrebatar ni la “suerte”, ni una pareja, es una elección diaria.

  1. Parecidos o diferentes

Parecidos! Y con muuuuchas cosas en común. Con las niñas somos adictas al cuento Anne de las tejas verdes (que por cierto, en Netflix, han sacado una edición preciosa). Anne, la protagonista narra cuánto desea dar con un alma afín, una amiga con quien sentirse unida como un alma gemela. Hace unos días bromeábamos con mi marido delante de las niñas haciendo que éramos Anne , y yo le decía: “tú eres mi alma afín”. Las niñas se rieron. Saben todo lo que esa frase implica, Anne se pasa media película buscando su alma afín. Y me basta esta asociación como enseñanza para ellas de lo importante que es tener cosas en común con la persona que vivirá a su lado eternamente.

  1. Cristiano o no cristiano

Hace unos días mi marido le preguntaba a mis hijas cómo les gustaría que fuese su futuro marido. Y la de cinco años dijo que quisiera que le guste el deporte y que conozca a Jesús. Y yo le pregunté (por saber si entendía el por qué): “Y para qué quieres que conozca a Jesús Amber”, a lo que contestó: “Para que no se enfade cuando vaya a la iglesia”. No sé de donde sacó eso, pero el sentido común comienza a funcionarle correctamente 😀 😀 😀

  1. A convivir se aprende

Todos entramos a vivir en pareja con el guión aprendido. Se abre el telón de la vida marital, y por mucho que quieras a la persona que está a tu lado, sueles repetir las dinámicas de relación que has tenido en tu casa durante la infancia. No estamos destinados a ello, no estamos determinados a ello, pero estamos inevitablemente educados para ello. La realidad es que por mucho que creamos conocernos, no sabemos cómo reaccionaremos en pareja. Lo iremos construyendo en el camino. Y toda construcción es factible de ser modelada, aunque una vez que las paredes están puestas, es más difícil. Por eso, desde un comienzo, es bueno hablar todas las cosas que nos gustan y no nos gustan, las que nos están perturbando, molestando, disgustando, necesitamos reaprender a vivir, aparcar la identidad individual para construir una de dos, un nosotros!. Como dice la alfombra de entrada a casa “Bienvenidos a la República Independiente de Nuestra Casa!”

  1. ¿Cuanto más inteligente mejor?

¿Qué cualidades son fundamentales en la persona que elijas? Idealmente, con habilidades emocionales bien desarrolladas. Eso también se aprende y se desarrolla, pero no eres tú quien tiene que hacerlo. Sus padres, en su día, y como muy tarde, él/ella mismo/a en su juventud, cuando comience a ver que tiene falencias, y que estas le traen muchos problemas afectivos. El resto de inteligencias, te traerán satisfacciones de diversos tipos, pero en pareja, hace falta inteligencia emocional, y cuánto más inteligente emocionalmente sea, más fácil te lo pondrá.

  1. Aceptación

Cuando éramos novios cortamos varias veces, no diré cuantas para que no te espantes. Y una de ellas, la primera realmente, fue por comprender que él no me aceptaba tal cuál era. Había pasado por varias experiencias de noviazgo, y sabía que la aceptación era fundamental para que el amor fluya y crezca, de lo contrario, ambas partes sufren por la insatisfacción y la inseguridad. Lo maravilloso es que incluso la aceptación es algo que no llega por arte de magia desde el comienzo. En algunos casos si, pero en otros, termina siendo una decisión. Esa fue nuestra experiencia, y gracias a ese click de comprensión sobre la importancia de la “aceptación” el amor ha fluido sin parar desde entonces.

  1. 250 horas de vuelo

Esta es la cantidad de horas, según dicen, que necesita un piloto novato para comenzar a pilotar una nave por él mismo. Y considero que es una buena metáfora en relación a la cantidad de horas que debemos pasar conversando para aprender a dialogar en pareja. El diálogo ha sido uno de los recursos más importantes que hemos tenido, mi marido y yo, para sobrevivir a los tiempos difíciles. Los tiempos difíciles los tuvimos durante el noviazgo y por supuesto durante el matrimonio, sobre todo los primeros años y los años de crianza. Explicar cómo nos sentíamos y volver a explicarlo, y volver a recordarnos lo que necesitábamos cada uno, ha sido fundamental.

  1. Negociación y comprensión

Y con el diálogo, la negociación y comprensión. Una vez que nos hemos escuchado y explicado, toca negociar las necesidades e intereses, porque aunque seamos súper parecidos, siempre hay aspectos en los que no nos entendemos, o que necesitamos atender diferente. Comprendernos ayudará a este logro y traerá grandes ventajas para la convivencia mutua y por supuesto, para la satisfacción individual.

  1. Incondicionalidad

Este tema de la incondicionalidad es algo aprendido. Tiene que ver con saber amar a la otra persona, no importa lo que pase por el camino. Y justamente es algo que se aprende de dos formas en nuestras infancias:

Para empezar, el apego que se establece entre el recién nacido y su madre/padre. Esta es una relación que promueve el amar incondicionalmente o lo limita. Si lo hemos experimentado, si durante nuestra infancia hemos estado siempre seguros de que nos amaban, no importa lo que hayamos hecho, será más fácil saber mostrarnos incondicionales.

Y también por aprendizaje vicario, es decir, por la contemplación de la forma en que nuestros padres se quisieron. Cuando hay un divorcio, normalmente hay una prueba clara de que no existe la incondicionalidad, y esto nos deja vulnerables ante esta idea de que no encontraremos a alguien incondicional.

La incondicionalidad es un regalo para el que lo recibe. Saber que la persona que tenemos al lado no considera el divorcio como algo factible en ninguna ocasión, es saludable para el alma. Si llega, pues ha llegado. Pero vivir con esta idea de la separación como un As bajo la manga, y en cada pelea sacarlo, es nocivo y poco inteligente. Lo mejor es nunca jamás permitirnos hablar del divorcio como una opción, mejor primero trabajar y trabajar en aprender a amar.

  1. Humildad, humildad, humildad

Y finalmente, ninguna de las cosas que se necesitan para sobrevivir a la vida en pareja, puede ocurrir sin humildad. La humildad es una actitud continua de mejora que nos lleva a vernos con claridad, a tener saludablemente por encima de nuestras necesidades a las necesidades de nuestra pareja, y que nos lleva a corregir y ajustar lo que sea necesario con tal de que el “estar juntos” funcione. De hecho considero que sin humilidad es imposible dejarnos guiar por Dios y buscarle sedientamente cada día. Y sin esto, difícilmente nos convertiremos en las personas correctas que necesitan nuestras familias.

 

 

You may also like

10 Comments

  • Vane

    Genial Maijo! No lo podrías haber expresado mejor

    5 agosto, 2018 at 7:08 pm Reply
    • schoolandhome

      Gracias Vane, un abrazo grande!

      8 agosto, 2018 at 9:05 pm Reply
  • Alexa

    Fue terapéutico leerte… Me quedó pensado en la “incondicionalidad” como un regalo muy especial.
    Saludos

    13 agosto, 2018 at 3:39 am Reply
    • schoolandhome

      Gracias Alexa! y Siii piensa en esa incondicionalidad y ojalá la llegues a experimentar! Un abrazo enorme!

      24 agosto, 2018 at 8:39 pm Reply
  • Dámaris S.

    Me encantó! Me parece muy acertado lo de la inteligencia emocional,es realmente indispensable! Hace un tiempo descubrí el concepto y estoy leyendo acerca de eso. Gracias Maijo por compartir tu experiencia ! (Todos los adolescentes debieran leer cosas como estás, a mí me habría ahorrado mucha angustia existencial- que dramática, jajaja). Beso grande!

    24 agosto, 2018 at 11:12 pm Reply
    • schoolandhome

      Hola Dámaris!
      Me alegra leerte y ver que puede ser útil andar contando intimidades jejeje Todos necesitamos que nos expliquen las cosas de forma genuina, yo no tuve esa suerte y quiero evitarle dolores de cabeza a todo aquel que pueda! 😀
      Un abrazo grande Dámaris y exitos en esa conquista de la inteligencia emocional 😉 🙂

      27 agosto, 2018 at 1:43 am Reply
  • Agus Bria

    Me encanto Maijo! Y es verdad….tuve la misma experiencia que vos…..creo que nos evitariamos muchas frustraciones y dolores de cabeza si no estuvieramos encasillados con eso de ” una sola persona ideal para cada uno”. Es, como vos decis, mas bien una cuestion de eleccion.

    26 agosto, 2018 at 2:32 am Reply
    • schoolandhome

      Hola Agus!!! Que lindo saludarte por acá! Pues si, hay que de cada día el plan A de nuestras vidas, como sea que se den las circunstancias que nos toque vivir 😉 Un abrazo grandoooote para toda tu familia, los recuerdo con muchísimo cariño!

      27 agosto, 2018 at 1:37 am Reply
  • Laura Philippe

    Hola Maijo! Bendiciones desde República Dominicana! Aqui te dejo un post que puse hoy en mi estado de whatsapp referente a tu artículo. Me has inspirado a tratar abiertamente sobre esa área de mi vida y asi compartir con otros lo que he aprendido para que sean igualmente bendecidos. Gracias por tu franqueza!

    -TODO BAJO CONTROL-

    Durante un par de semanas habia estado sosteniendo una inquietud en mi mente, intentaba comprender ciertas cosas del ámbito sentimental, siendo específica, sobre el matrimonio. Tenía preguntas que al no poderlas contestar me causaban frustración, al nivel de llegar a preguntarme si realmente valia la pena unir mi vida a la de otra persona (lo cual en mi mente se ilustraba como entregarle un arma cargada a alguien y confiar en que nunca apretara del gatillo en tu dirección), me habia enfocado más en los riesgos que en las ventajas que muchos le atribuyen al matrimonio. Temas como ‘la persona ideal’ y la ‘convivencia matrimonial (dígase, unirse a alguien tan imperfecto como tú, descubrir ese lado oculto que manifestará comportamientos que no conociste durante el noviazgo y aun así no caerse a guantazos)’ me asediaban.

    Ayer ingrese al IG de Maijo Roth (esposa de alguien a quien admiro mucho) y me encontré con un artículo que publicó en su Bio titulado “10 cosas que aprendí sobre estar en pareja en una década”, a medida que lo leía iba contestando muchas de mis interrogantes, lo cual ha sido un éxito. Agradezco a Dios por guiarme hacia ese artículo y a Maijo por escribirlo. Ha sido de bendición para mi y espero que lo sea para todo el que lo lea.

    A partir de hoy estaré compartiendo los 10 tips (uno por dia debido a que algunos son un poco extensos).

    2 noviembre, 2018 at 2:23 pm Reply
    • schoolandhome

      Hola Laura! Que ilusión me hace lo que me cuentas! Muchísimas gracias por compartirlo! Un abrazo enorme y que el Señor te de muuuucha sabiduría para seguir con tus proyectos y sueños de vida 🙂

      8 noviembre, 2018 at 1:42 pm Reply

    Leave a Reply